El estrés también afecta a la salud de los pies

El ICOPCV ha señalado que el estrés es una de las causas más comunes de la dishidrosis plantar, que es una de las patologías más frecuentes de los pies en primavera

barefoot-1835661_640El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha afirmado que una de las patologías más comunes en primavera es la dihidrosis plantar y una de las causas que la provocan es sufrir estrés emocional, más frecuente en esta época del año. Ésta se caracteriza por la aparición en la planta de los pies de pequeñas ampollas llenas de líquido que producen un fuerte picor y comezón.

¿Qué es la dihidrosis plantar?

“La dishidrosis plantar es una enfermedad poco conocida en general por la población que requiere ser tratada por un especialista. Aunque su aspecto no es similar, el picor a veces puede confundir al paciente, creer que son hongos y automedicarse pudiendo complicar la sintomatología. Por eso recomendamos, que si aparece un síntoma de alerta o cualquier tipo de molestias, se acuda al podólogo para que pueda aplicar el tratamiento más adecuado para acabar con la patología”, ha explicado Maite García, presidenta del ICOPCV.

En la mayoría de los casos, la dishidrosis se trata con pomadas específicas aplicadas sobre la zona afectada. Los podólogos han resaltado que, el también llamado eccema dishidrótico, a menudo es una enfermedad crónica y no es contagiosa. Además, se caracteriza por tener un carácter estacional y aparecer con más frecuencia en las estaciones de calor, como son la primavera y el verano, porque también es una alteración derivada del sudor.

Causas de la dihidrosis plantar

Algunas de las causas más frecuentes que propician su aparición, junto al estrés emocional, son padecer dermatitis atópica u otras enfermedades alérgicas como el asma o la rinitis. También pueden influir tener alergia a algunas sustancias con las que se puede entrar en contacto como el níquel, cobalto o cromo (presentes en artículos de joyería, pinturas, cueros, como perfumes, objetos metalizados, etc) y algunos componentes de determinados medicamentos. Además, también puede surgir en el embarazo debido a las variaciones hormonales.

Desde el ICOPCV se ha explicado que las ampollas de la dishidrosis permanecen alrededor de tres semanas, posteriormente se secan y la piel puede verse escamosa. Es habitual que las ampollas vuelvan a aparecer e, incluso, antes de que la piel se recupere completamente de las ampollas anteriores. Es fundamental no pincharlas o drenarlas porque se infectan con facilidad.

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir