Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

El European Hydration Institute destaca la importancia de educar desde la infancia en mantener hábitos saludables de hidratación

Imagen 1 (2)El European Hydration Institute (EHI), fundación que promueve la hidratación humana y los efectos de la hidratación en la salud, el bienestar, el rendimiento físico y cognitivo, alerta de la importancia de que los niños mantengan una hidratación adecuada y adquieran rutinas de hidratación.

Los niños son uno de los sectores de la población con mayor riesgo de deshidratación. A menudo sufren episodios de vómitos y diarreas que les provocan grandes pérdidas de líquidos, y a esto hay que sumarle, que en sus primeros años de vida desconocen sensaciones como la sed, el mareo o la fatiga que provoca la deshidratación. Sin embargo, una mala hidratación puede acarrear problemas en los niños tales como baja condición física, mala concentración y memoria y problemas en su aprendizaje.

Las familias y educadores tienen un papel fundamental en los hábitos de hidratación de los más pequeños deben ser ellos los encargados de evitar la deshidratación, y educar a los niños para que adquieran el conocimiento y la independía necesaria para convertir la hidratación en una de sus rutinas diarias.

Necesidades de hidratación en los niños

La hidratación adecuada de los niños es diferente en función de su edad. Un estudio reciente [1], muestra que entre los 4 y los 8 años los niños y las niñas deben ingerir la misma cantidad de agua; sin embargo, es diferente entre los 9 y los 13 años. La cantidad de líquido recomendada para las niñas debe ser 1.900 ml de agua al día, mientras que los niños deben ingerir entre 1.600 ml y 2.100 ml de líquidos al día.

Rango de edad

Cantidad de líquidos recomendada

Bebés

0-6 meses

680 ml al día o 100-190 ml por kg al día. Procedentes de la leche materna o de fórmula

6-12 meses

0,8-1,0 l al día. Procedentes de la leche materna o de fórmula, complementado con frutas y verduras

1-2 años

1,1 – 1,2 litros al día

Niños

2-3 años

1,3 l al día

4-8 años

1,6 l al día

En palabras del Prof. Lluís Serra-Majem, miembro del Comité Científico Asesor del EHI y Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria “La hidratación en los niños es un factor clave en su crecimiento. Los niños, aunque con diferencias en edad y sexo, deben ingerir las cantidades de agua adecuada que les permita mantener un equilibro entre el agua que ingieren y el que se pierde con los procesos biológicos como el sudor y la orina, logrando así un correcto proceso de crecimiento”. 

Educar, imprescindible para una correcta hidratación

Hasta los cinco años, los niños no asimilan de forma adecuada e individualmente la importancia de la hidratación, a esta edad es cuando son conscientes de qué se siente cuando se tiene sed y de que deben beber de forma regular, según un estudio reciente [2]. La mitad de los niños de tres años ya beben de forma adecuada e independiente, a los cuatro años el 80% tiene la hidratación como un hábito e ingieren líquidos de forma regular, y a los 5 años el 100% bebe líquidos de forma habitual como rutina, afirma este estudio.

La importancia de mantener una hidratación adecuada, debe ser un objetivo principal en la educación de los niños. En los primeros años, el papel de los padres y educadores es fundamental para que adquieran el hábito de beber cada poco tiempo para estar hidratados, ellos no conocen todavía sensaciones como la sed, el mareo, la fatiga o la dificultad para concentrase que provoca la deshidratación, por lo que padres y educadores deben preocuparse de que estos síntomas no aparezcan. Además, se les debe enseñar a beber de forma independiente, darles acceso y facilidades para ingerir líquidos, como ir al baño en el colegio, o contar con fuentes donde puedan beber durante los descansos con el objetivo de  convertir la hidratación como un hábito más en su vida.

Consejos prácticos para una correcta hidratación en los niños

  • Asegurarse de que los niños beben líquidos antes de jugar, y llamarles frecuentemente para que beban.
  • En momentos de calor, fomentar descansos en la sombra.
  • Llevar siempre bebidas frías para ofrecer a los niños. Existe una amplia variedad de bebidas que les ayudan a mantener niveles adecuados de hidratación: leche, zumos, refrescos…
  • Recordar que no solo los líquidos ayudan a mantener una hidratación adecuada, existen alimentos con alto contenido en agua que ayudan a mantener la hidratación como frutas y hortalizas.

[1] Education for health: Hydration recommendation during childhood and adolescence. Fernández-Rodríguez M. Young Agents Program in Health Education (PAJEPS). Foundation for Health Education (FUNDADEPS)

[2] Analytical study of hydration in child population. Learning drinking routines. Gómez-Martín MJ, Arjona-Murube C, Gómez-Martín MC, Zambrano Cayuso MC, González – De Canales MP. Public Child Education Center Toribio de Velasco. Sevilla. Health District of Aljarafe. Sevilla. Health District of South Sevilla. Health District of Huelva. Huelva.