Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

La carpa "El farmacéutico que necesitas" en Madrid

Esta carpa ha ofrecido servicios relacionados con la prevención y el control de la hipertensión arterial y el cálculo del riesgo vascular, la diabetes, la nutrición, la salud pulmonar y la educación sobre el uso de los medicamentos. Ha sido instalada por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) y ratiopharm

carpasefacAcercar a la población el potencial sanitario y asistencial que tienen los servicios profesionales farmacéuticos y que, en muchas ocasiones, se desconoce. Este es el objetivo principal de El farmacéutico que necesitas, un proyecto impulsado por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) y ratiopharm, que tiene como objetivo reforzar la visión del farmacéutico comunitario como agente sanitario indispensable en el Sistema Nacional de Salud y en la sociedad. Este proyecto ha incluido la instalación de una carpa con servicios farmacéuticos abierta a la población que se ha ubicado el pasado 15 de abril en la calle Misterios s/n (Ciudad Lineal) y que ha contado con el apoyo del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM).

Esta carpa, atendida por un equipo de voluntarios farmacéuticos, ha contado con la asistencia del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, entre otras personalidades. En la carpa se han ofrecido distintos servicios profesionales farmacéuticos protocolizados y dirigidos a la población con el objetivo de difundir la labor asistencial que puede llevar a cabo el farmacéutico comunitario, no solo en materia de medicamentos sino también en prevención y salud pública. La población madrileña ha podido acceder a servicios como: cribado de diabetes, medida de la presión arterial y cálculo del riesgo vascular, valoración nutricional, salud pulmonar y educación sobre el uso de medicamentos.

En cada uno de estos servicios, la población asistente ha comprobado lo mucho que pueden aportar los farmacéuticos comunitarios para mejorar su salud. Por ejemplo, en materia de diabetes, los farmacéuticos pueden contribuir decisivamente a su detección precoz. No en vano, la prevalencia de la diabetes en España está por encima del 13 por ciento y más del 6 por ciento (la mitad de los diabéticos existentes) está sin diagnosticar. De hecho, un reciente estudio de SEFAC y la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE) permitió detectar en las farmacias hasta un 24 por ciento de personas con un alto riesgo de padecer diabetes.

Otra de las patologías en las que el farmacéutico puede hacer mucho es en el campo de la hipertensión arterial y el riesgo vascular. La prevalencia de la HTA alcanza el 35-40 por ciento en la población española mayor de 18 años, y un gran porcentaje de la población con HTA no está diagnosticado (entre el 40 y el 45 por ciento).

En materia de nutrición y salud los farmacéuticos también pueden realizar una gran labor, por ejemplo en la detección del riesgo de nutrición en colectivos especialmente vulnerables como los ancianos. En el caso de las personas mayores de 65 años, por cada año adicional de vida se incrementa el riesgo de padecer malnutrición un 4,7 por ciento y el riesgo de desnutrición en las personas mayores puede superar el 12 por ciento.

Por lo que respecta a la salud pulmonar el farmacéutico también puede prestar servicios como la cesación tabáquica o la prevención y el cribado de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Al respecto, el presidente de SEFAC, Jesús C. Gómez, señala que “la EPOC es una enfermedad que padecen más de dos millones de personas en España, es la cuarta causa de muerte y tiene un infradiagnóstico superior al 70 por ciento, por lo que los farmacéuticos pueden contribuir decisivamente a detectar pacientes en riesgo y, en coordinación con los médicos, mejorar la adherencia al tratamiento, así como en el abordaje del tabaquismo”.

La falta de adherencia a los tratamientos es también un aspecto vinculado a la educación con el uso de los medicamentos. Este servicio, que también se ha incluido en la carpa, puede ayudar no solo a evitar problemas de salud sino también a conseguir una mayor eficiencia de los recursos sanitarios disponibles. No en vano, “la falta de adherencia a los tratamientos farmacológicos es un problema grave, porque al margen de los efectos en salud que tiene por ingresos hospitalarios, provoca un alto coste que podría invertirse en otras acciones si se aprovecharan mejor los conocimientos de los farmacéuticos comunitarios. Además, no hay que olvidar que hasta un 50 por ciento de los pacientes con enfermedades crónicas no cumple con su tratamiento”, indica la presidenta de FACOR-SEFAC Madrid, Alicia González.

En la misma línea, Javier García, director de Marketing de ratiopharm, ha resaltado que “la sociedad está demandando la figura de un farmacéutico comunitario profesional, preparado, especializado y centrado en el paciente. Por eso, es imprescindible que ciudadanos y pacientes se beneficien de su formación, conocimiento y proximidad, todo ello será la clave para su integración en el sistema sanitario”.