Weleda te reconecta con la naturaleza

Somos parte de la naturaleza. Está en nosotros. Compartimos el mismo origen, crecemos, cambiamos y brillamos igual que ella. Si observas más de cerca, verás cómo las plantas y los seres humanos tenemos muchas similitudes. Por eso no hay nada que te haga sentir y estar mejor que conectar con la naturaleza.

weleda naturalezaDesde Weleda entienden que la sostenibilidad es dar tanto como recibimos, o lo que es aún mejor: dar más de lo que tomamos de la naturaleza. El compromiso de Weleda es mantener este equilibrio mediante los jardines de Weleda, que son florecientes oasis de 1.biodiversidad, o cuando ayudamos a nuestros socios de 2.materias primas a hacer el cambio al cultivo biodinámico y para 3.nutrir suelos sanos, siempre mirando por la 4.calidad de las materias primas y su manipulación. En otras áreas, como el 5.packaging o la 6.protección climática, no somos perfectos, pero estamos trabajando en ello. Y tú también puedes hacer tu parte.

Continuando con los pilares de la campaña You Are Nature que Weleda ha creado para concienciar a los consumidores de la importancia de estar conectados con la naturaleza, respetándola y favoreciendo su recuperación, repasa la importancia, en esta ocasión, de la importancia del suelo.

Lejos de lo que podamos pensar, no son los bosques, sino el suelo la mayor reserva de carbono orgánico de nuestro planeta, detrás de los océanos. El suelo, como parte viva de la corteza terrestre, también filtra el agua de lluvia para crear nuevas fuentes de agua potable.

Sin el poder de la tierra, no habría alimentos: más del 90% de nuestros alimentos se producen a partir de recursos naturales y crecen en el suelo. En cada zanahoria, cada pan, cada filete, huevo o leche hay nutrientes del suelo.

Además, dos tercios de las especies del mundo viven en el suelo. En una hectárea (100 metros x 100 metros) de tierra se encuentran billones de animales del suelo, como lombrices de tierra, ácaros, cochinillas y microorganismos, como bacterias y hongos, con un peso total de aproximadamente 15 toneladas. Esto corresponde al peso de aproximadamente cuatro elefantes toro.

Por todo esto, es una misión muy importante de todos tomar medidas para protegerlo.

Suelos

A pesar de la importancia de los suelos y toda la vida que albergan, los campos cultivables desaparecen y los que quedan contienen cada vez menos humus y nutrientes. En todo el mundo, se pierden alrededor de 10 millones de hectáreas de tierra cultivable cada año, que es un área del tamaño de Corea del Sur.

Una cuarta parte de la superficie mundial ya contiene significativamente menos humus y nutrientes que hace 25 años o ya no se puede usar como tierra cultivable. Las razones: deforestación, tala y quema, sellado del suelo o agricultura intensiva, que no es apta para las condiciones del suelo.

Para obtener un suelo bueno y fértil, se necesita mucho tiempo, unos 15 000 años para solo un metro de suelo.

Jardines Weleda: lugares de diversidad y cultivo biodinámico

En los jardines de Weleda, llevamos décadas observando que nuestros cultivos biodinámicos conservan la capa de humus y pueden ayudar a formar un nuevo humus.

Utilizamos una variedad de métodos naturales para mantener el suelo sano, para fortalecerlo y hacerlo más fértil. Esto también significa que las enfermedades tienen menos posibilidades de propagación.

El jardín de plantas medicinales Weleda en Alemania es el jardín biodinámico más grande de Europa. En primavera, después de un período de descanso en invierno, nuestros jardineros comienzan a transformar la tierra en las camas y campos para nuevas semillas y plantas jóvenes. Durante este tiempo, ellos trabajan el suelo como base de vida. Un puñado de tierra contiene casi tantos seres vivos como personas hay en la tierra. Estos pequeños habitantes son nuestros ayudantes y su papel es de gran importancia: hacen que el suelo sea fértil. Cuando movemos el suelo, nos aseguramos de intervenir lo menos posible en la vida que hay en él.

Lo que tú puedes hacer por la conservación del suelo

Ya sea en su propio jardín o en tus opciones de compra, aquí tienes ideas para ayudar:

• Si tienes césped, no lo conviertas en una superficie verde perfecta. Deja que crezcan todo tipo de flores y plantas silvestres en él, proporcionando un hábitat para organismos pequeños y variedad de raíces que crecen a diferentes profundidades.

•Renunciar a pesticidas mantiene el suelo sano; y dejar partes del jardín «natural», sin baldosas, permite que el agua de la lluvia pueda penetrar.

•Opta por el abono verde: plantas como altramuces, eneldo, trébol, caléndula o arveja nos ayudan a evitar la erosión, mejorar la retención del agua, trabajar el suelo y aumentar el contenido de nitrógeno. Además, al proporcionar alimentos a los organismos del suelo, se forma nuevo humus. Para ello, siembra estas plantas y justo antes de que florezcan, aplástalas o congélalas y sécalas. Después, repártelo por todo el suelo y trabájalo.

• Compra alimentos orgánicos: la agricultura orgánica se abstiene, en gran medida, del uso de pesticidas químicos y fertilizantes minerales sintéticos.

 

FacebookTwitterPinterestGoogle GmailCompartir