La farmacia catalana destaca la importancia de formar parte de un sistema sanitario integrado

En el marco de la 3ª Jornada Consell de Estrategia y Acciones en la farmacia comunitaria 2018-2020, el presidente del CCFC, Jordi de Dalmases, ha celebrado “el talante colaborativo de las intervenciones, centradas en el paciente como el objetivo de todos nuestros esfuerzos”

farmacia-catalanaLa 3ª Jornada del Consell de Estrategia y Acciones a la Farmacia Comunitaria 2018-2020, organizada por el Consell de Colegios de Farmacéuticos de Catalunya (CCFC) bajo el lema “El futuro es la integración”, ha concluido con una idea central: hace falta que la farmacia comunitaria esté cada vez más integrada en el sistema sanitario, un mensaje unívoco por parte de todos los ponentes, tanto del ámbito de la farmacia comunitaria como de la Administración y de otros profesionales sanitarios invitados a la Jornada, que contó con cerca de 200 asistentes.

Jordi Dalmases, presidente del CCFC, ha destacado que factores de la farmacia comunitaria como “presencia en el territorio y proximidad son las piezas perfectas para orientar la brújula hacia la farmacia asistencial, que es la única vía para poder seguir en el futuro”. El éxito de este futuro, que pasa por la integración de los profesionales sanitarios, “será directamente proporcional a lo que aportamos en la mejora de la salud de las personas”, ha añadido De Dalmases, que ha celebrado “el talante colaborativo de las intervenciones, centradas en el paciente como el objetivo de todos nuestros esfuerzos“.

Resultados conseguidos y nuevos retos de la farmacia comunitaria

En el panel inaugural, la secretaria del Consejo Pilar Gascón, ha anunciado cinco retos que se plantea la farmacia comunitaria en los próximos 2 años:

  1. La atención farmacéutica en las primeras dispensaciones
  2. La elaboración de una Guía del abordaje de la hipertensión arterial (HTA) en la farmacia y el registro de la tensión arterial.
  3. Identificar indicadores de la actividad del farmacéutico de oficina de farmacia para monitorizar la actividad y mejorar su calidad.
  4. La detección de la enfermedad de Chagas
  5. Mejorar y evaluar la adherencia al tratamiento de los pacientes con tuberculosis latente.

Gascón también ha hecho un repaso de los servicios profesionales que ya se encuentran en funcionamiento y, entre otros, ha explicado que el Programa de Educación Sanitaria a la Gente mayor (PESGG) ha llegado a 5.000 personas con 314 sesiones informativas en todo el territorio. Como novedad, este programa de educación sanitaria ahora se planteará para toda la población y no sólo para los usuarios de edad más avanzada.

En cuanto a las farmacias centinela, tienen como ventaja que las 60 que participan están distribuidas por todo el territorio y permiten monitorizar el 2% de la población. Las características más novedosas respecto a otras redes centinela existentes al resto del Estado son la monitorización del uso y abuso recreativo de los medicamentos, de la píldora postcoital y la vigilancia sindrómica que, en el caso de la vigilancia de la epidemia de la gripe, ha permitido demostrar que la farmacia tiene utilidad en esta tarea y contribuir a identificar el inicio de la epidemia. La secretaria del Consell también hizo mención a la prueba piloto del Programa de atención farmacéutica al paciente crónico complejo (PCAF), en el marco del cual han participado 127 farmacias, 23 Equipos de Atención Primaria (EAP) y 293 profesionales de los EAP.

Por su parte, Josep Torrent, director del Área de Medicamento de CatSalut, ha recordado el papel destacado que tienen las farmacias catalanas distribuidas por todo el territorio, que van “más allá de la dispensación” y atenten un total de 7.518.913 catalanes, según datos del Sistema Integrado de Salud de Catalunya (SISCAT). “Visualizamos las farmacias como 3.202 puertas de entrada al sistema sanitario”, ha afirmado.

Torrent, después de repasar diferentes datos relacionados con el gasto farmacéutico en Catalunya, ha enumerado algunos de los retos para mejorar la calidad y seguridad de la prescripción y dispensación, como la creación de alertas en la receta electrónica y la mejora de la mensajería para conectar diferentes profesionales; el empoderament del paciente, mediante herramientas que ya se han puesto en marcha desde la Administración como Mi Salud, donde el paciente puede navegar y consultar su historia clínica, diagnóstico, plan de medicación y tratamiento. Concretamente, los retos que va mencionar en el ámbito de la farmacia fueron la mejora de la adherencia y la detección de problemas relacionados con la medicación; buenas praxis en la conciliación y revisión farmacoterapèutica, así como impulsar la educación por la Salud, entre otros.

Finalmente, ha destacado como reflexiones de futuro la voluntad de continuar consolidando la confianza y el trabajo actual en común, dentro del marco actual, entre CatSalut y el Consejo y de poner en valor la actividad de la farmacia comunitaria y sus profesionales en el entorno sanitario de Catalunya.

Panel de expertos: la importancia del registro de datos

Un aspecto capital de la atención farmacéutica es registrar los servicios profesionales, cuestión que ha remarcado Àngels Dronda, vicesecretaria del Consell en el panel “Servicio no registrado, servicio no realizado”. En este sentido, Joan Calduch, vocal del Consell de Col·legis de Farmacèutics, ha abordado la cuestión de qué datos útiles podría aportar la profesión farmacéutica y expuso que “se tendría que crear un repositorio único” donde todos los profesionales que tienen el liderazgo del registro de datos puedan participar.

También ha sido muy importante la inclusión de la farmacia comunitaria, por primera vez, al 2018, a la Central de Resultados. Es el primer paso para llegar a informes que, según ha explicado Anna Garcia-Altés, responsable del Observatori del Sistema de Salut de Catalunya en la Agència de Qualitat i Avaluació Sanitàries de Catalunya (AQuAS), permiten a los actores del sistema rendir cuentas, compararse con otros proveedores de servicios de salud (benchmarking) y aportar transparencia al sistema. Finalmente, Corine Zara, gerente de d’Acció Territorial del Medicament del CatSalut, compartió experiencias de integración de la farmacia comunitaria como agente de salud en estructuras de gestión y participación del territorio.

La intervención de los profesionales en el paciente crónico

En el último panel de la mañana, representantes de diferentes ámbitos de las profesiones sanitarias (farmacia comunitaria, farmacia hospitalaria y medicina de familia) debatieron sobre el rol del farmacéutico comunitario en la atención a estos pacientes crónicos complejos y con enfermedad crónica avanzada. Guillermo Bagaria, vicetesorero del Col·legi de Farmacèutics de Barcelona, ha puesto en valor la función del farmacéutico para “explicar, informar y acompañar al paciente para conseguir objetivos de control terapéutico” y ha remarcado la necesidad de un sistema integrado de información compartida, imprescindible para la continua toma de decisiones y un feedback evolutivo que optimice la asistencia.

FacebookTwitterGoogle+PinterestGoogle GmailCompartir