Todas las revistas en la HEMEROTECA »

La revista del canal farmacia

Fotoprotector Transparente Wet Skin SPF 50: Alta fotoprotección para los más pequeños

La piel de los más pequeños es más frágil y delicada que la de los adultos y, por tanto, necesita una atención especial. Es importante aplicar fotoprotección de amplio espectro en la piel de los niños todo el año, especialmente en las zonas expuestas al sol, pero sobre todo en verano, cuando los más pequeños disfrutan de mucho tiempo al aire libre, en la piscina, el monte ola playa

babe julio escLaboratorios BABÉ facilita la tarea de aplicación de la protección solar en los más pequeños gracias a su Fotoprotector Transparente Wet Skin SPF 50, una fórmula eficaz y muy práctica para proteger la piel frente a las dañinas radiaciones solares.

Su cómodo formato en spray permite una pulverización 360º y su tecnología wetskin facilita el poder aplicarlo incluso cuando la piel aún está mojada, con una rápida absorción y un acabado transparente que hará que los niños tengan la piel protegida, sin que pare su diversión ¡y sin que protesten!

Alta fotoprotección transparente en formato spray con tecnología Wet Skin

C.N. 199275.8

Con tecnología Wet Skin, este fotoprotector pediátrico en formato spray es muy resistente al agua y puede aplicarse tanto en piel seca, como en piel mojada, asegurando una alta protección de la piel del niño frente a las radiaciones UVA/UVB y las quemaduras solares. Además, es idóneo para su uso en niños ya que permite pulverizar el producto de manera muy cómoda por todo el cuerpo y en cualquier posición.

Su formula contiene Vitamina E para una acción antioxidante y Bisabolol para generar una acción calmante en la piel. Además de prevenir y proteger la delicada piel de los niños de las quemaduras solares, favorece su hidratación.

Modo de empleo: aplicar sobre cuerpo 20 minutos antes de la exposición solar. Reaplicar frecuentemente sobre la piel mojada o seca.

*Uso para mayores de 3 años.

Recomendación: Evita la exposición solar directa en niños menores de 3 años y las horas de máxima intensidad (de 12 a 16 horas)